Sin Limites


Desde pequeño nunca fui un niño afortunado, en el sentido de poder tener muchos juguetes, de hecho al ser el tercero de cuatro hermanos, hijos de un humilde pero maravilloso obrero, no eran muchas las cosas nuevas que tuve. Pero de lo que siempre goce es de una imaginación bastante rica.

Recuerdo que un amigo de mi infancia y yo pasábamos cientos de horas jugando con los pocos juguetes que entre los dos agrupábamos en su casa o en la mia, los juguetes eran los mismos pero los personajes y las situaciones fueron incontables.

Fui creciendo, y un día un amigo de la infancia me comentó la historia del Rey Mino y el Minotauro. Aquello me fascino, pues mi papá nos contaba historias y aparte de las lecturas del colegio. Aquello me pareció una joya de la imaginación de mi amigo, en mi sencilla ignorancia, le pregunte que si su papá le había contado aquella historia, pues mi papá, era la fuente de las mías. Él me miro extrañado y me pregunto: ¿mi papá?¿eso lo leí en un libro de la mitología griega? Me fui de su casa porque ya era un poco tarde, pero no me fui a la mía, me fui a la casa de un tío que le tenían por "sabio", porque era uno de los pocos en aquel barrio con formación académica a un nivel superior.

Llegue y le pregunte a mi tío que si no tenía algún libro que me prestara que quería leer. ¿Pero un libro como de que? me preguntó. Le dije de lo que sea, de fantasía.

Fue a su cuarto y volvió con un libro que hasta el día de hoy es de mis lecturas favoritas, "El caballero de la armadura oxidada" de Robert Fisher.

Luego mi abuela materna me regalo un libro religioso de historias bíblicas, de la religión a la que pertenecía ella. Lo disfrute mucho, siempre he tenido esa vena religiosa, siempre he sentido un especial llamado por parte de Dios.

Desde aquella vez, simplemente no he parado de leer, todos y cada uno de los días de mi vida.
En mi niñez me hice adicto a los videojuegos, eso que hoy en día le llaman ser "gamer", en aquel entonces, le decíamos simplemente "fiebruos", porque los fiebruos se la pasaban matando fiebre(jugando a videojuegos) en el Nintendo, la pc, etc.

Mis hermanos mayores me decían "niño nintendo" en forma de burla, por el personaje de una serie animada donde el protagonista se llamaba "capitán Nintendo" y estaba acompañado del niño Nintendo" algo así. Pasé cientos de horas de mi infancia y adolescencia, leyendo cualquier libro que me cayera en la mano y jugando cualquier videojuego que cayera en las manos de mis amigos.

Soy de una numerosa familia(más de cuarenta y tantos primos) la mayoría varones y de paso deportistas(beisboleros, como decían mis tíos). Yo era tímido, no me gustaba la violencia, era un llorón, "fiebruo", no me gustaban las fiestas, ni bailar y de paso no podía importarme menos el deporte, aunque si me emocionaba y me emociono con la liga de béisbol venezolana. Crecí creyéndome un bicho raro, que no encajaba, que algo estaba mal en mi, por no gustarme los deportes, por ser tan diferente.

En la adolescencia me tope con un juego que a mi forma de ver era la expresión perfecta del arte en cierto genero en especifico(perdonen mi atrevimiento a los expertos en arte, solo soy un hombre apasionado). Los juegos RPG(Roll Playing Games) juegos de rol, en el Snes (o super nintendo) de un amigo cambiábamos juegos con otros conocidos, era una red clandestina de fiebruos; pero todos querían juegos como Cal Ripken Jr, Super Contra 3, Las Tortugas Ninjas 3, Metroid, Super MArio Wolrd, Super Mario All Star, Super Mario Kart, Donkey Kong Country(1 y 2), etc. Pero habían dos juegos que nadie quería, por ser complejos y estar en inglés(idioma que nadie hablaba). No es que los otros estuviesen en español pero no era mucho lo que había que entender en Super Contra por ejemplo. (Mata a todo lo que se te atraviese y ya)

Estos juegos eran: Final Fantsay II y Lufia III(creo que era el tres).

Un día, aburrido con un amigo, porque todos los buenos juegos lo tenían los demás, solo nos quedaron estos dos, gamers al fin, nos pusimos a jugar de todas maneras y al cabo de unas cuantas horas entendimos la jugabilidad. Esa tarde quedamos completamente enamorados de F.F(y de los RPG). Era jugarlo inventándonos los diálogos e imaginándonos que podría estar pasando, por las cosas que estábamos viendo. Nos sumergió tanto el juego que en la parte del castillo en que las paredes del castillo se cierran y se tienen que sacrificar los gemelos para salvar al grupo, se nos aguaron los ojos de perder a dos personajes queridos.

En los rpg el héroe en un comienzo es un pusilánime, se va fortaleciendo a medida que entrena, que lucha, que tome sabias decisiones. No es un Superman de acero contra un Lex Luthor, un simple mortal.

En el juego de Rol casi siempre es un simple mortal contra las injusticias que se encuentra. El RPG como videojuego, congrega en si mismo la magia del cine, pues tiene escenas muy buenas, unos guiones extraordinarios, unas bandas sonoras increíbles, unas actuaciones de voces bastante respetables, colores, paisajes, emociones y  son (algunos) muy complejos, como leer una excelente novela pero con el agregado de que puedes(en algunos casos y sobre todo cuando eres un nuevo en esto) cambiarle los nombres a los personales y darle nombre más cercanos a ti, como por ejemplo darle tu nombre al protagonista, etc. Es como leer un excelente libro en el que de alguna manera eres parte y responsable de que la trama se desarrolle o quede inconclusa, que triunfe el mal o que veas en que ora a para todo aquello.

Crecí siendo fanático de la literatura(casi todos los géneros), de los videojuegos(casi todos los géneros), del cine, de las películas en general. Me puse a buscar ese punto en que todas estas formas de entretenimiento convergen, y me di cuenta que es "la imaginación". Descubrí que quiero pasar mi vida imaginando, creando y admirando lo que otros crean o imaginan.

Quiero pasar mi vida, creando para que la gente disfrute, para estimular la mente de los que leen, ven o escuchan lo que estoy por producir.

Estamos en una época difícil, y las dificultades vienen en todas las formas y en casi todos los ámbitos. La creatividad no se escapa de la crisis.

Hay tanto de lo mismo, Por colocar un ejemplo: Stan Lee(por quien siento un profundo respeto) con sus personajes Marvel acaparando recursos y talentos en hacer la décima quinta entrega de una historia, que no da para más. Ya mató el personaje, lo revivió, lo clonó, lo hizo malo, lo hizo inmortal, lo hizo blanco, lo hizo gris, lo hizo rojo, etc.

Cuando anuncian la siguiente de "Los Vengadores", no se si llorar o alegrarme, pues hay una dualidad en mi. Sé que seguro utilizaran una formula segura de muchos efectos especiales y buenos artistas y harán una película que es más de lo mismo pero que no califica como mala, pues venderá millones de entradas y mercancía y la hará calificar de "éxito de taquilla" y automáticamente generara la idea de "que tal si" hacemos la doce de los vengadores, la trece de Thor, la dieciocho del Capitán (Norte) América.

No crítico a los fanáticos de estas películas pues entiendo de gustos y respeto, pero pienso, con ese presupuesto, todo esos hombres y mujeres talentosos trabajando en la producción de esa película, se pudo haber hecho una historia nueva, acerca de un nuevo tópico, que proponga algo interesante.

Se que ser original después de tantos millones de libros escritos, de cientos de miles de películas hechas, parece imposible, pero al menos dejemos descansar ciertas ideas sobre gastadas. Pongamos la mente a volar que, la mente no tiene limites. Por eso titule esta entrada de esta forma, porque la imaginación no tiene limites.

Los videojuegos son una sucesión de más y más de lo mismo, y lo peor es que califican como "buenos". A lo mejor estas palabras son usadas en mi contra, pues dediqué un blog y muchas horas de mi tiempo a escribir novelas basadas en los universos y las tramas de mis videojuegos favoritos de niños(eso no es ser original), pero eso es una deuda que tengo con tanta gente que trabajó durísimo para que las horas de mi infancia fuesen amenas(y para hacer dinero). Son una manera personal de decirles, gracias.

A ti que estas leyendo estas palabras, continua tu proyecto, el mundo esta esperando leer tu novela, ver tu película, escuchar tu canción, leer tu poema. Las grandes compañías de entretenimiento están distraídas viendo como hacen dinero infinito, eso esta bien, ellos tienen empleados que pagar, lujos que mantener, pero aprovechemos nosotros ese letargo, despertemos a la imaginación y pongamosla a crear.

Estoy ansioso por leer las miles o millones de historias que nacerán y verán luz a partir de este momento que te inspires y se decidas. Sigue el consejo de la marca, solo hazlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lagrimas de un presidente.

Democracia y Paz

Solo tienes derecho a oír y respetar, no de hablar y ser respetado.