Esta locura que es soñar.


En medio de corazones vacíos de toda esperanza, en medio de pronósticos que arrojan poca luz a un túnel que llevamos atravesando muchos años, me pregunto. ¿Estoy loco al querer soñar? ¿Estoy fuera de lugar si quiero tratar de pasar por alto aquello que no tengo y enfocarme en hacer lo que esta en mis posibilidades?

Estoy al tanto de la Pirámide de Maslow y se que mis carencias me obligaran a darles una atención y tiempo que pudiera usarla en crear, pero ¿Qué tal si confió en que Dios suplirá mis necesidades, las hago a un lado y me enfoco en mi potencial y en crear a pesar del hambre y la necesidad?

No me malinterpreten no es un mensaje de indulgencia para los que son responsables de que esta nuestra realidad sea tan triste, ellos deben pagar y rendir cuentas por todo el mal que nos han hecho, pero si no está en nuestras manos que eso pasé, encarguémonos y enfoquemonos en aquello que si podemos hacer que suceda.

Pero llámenme loco por querer soñar con que despertamos a la realidad que nos rodea y nos acosa. Que vivimos en uno de los mejores países del mundo, el país cualquiera que sea donde tuviste la oportunidad de nacer, no me malinterpretes, no me refiero a Venezuela, no me refiero a Colombia o a Panama; me refiero a ese, tu país, con el nombre que tenga y sea la condición que sea, en la posición global que se encuentre.

¿Qué tal si al ver que no puedo cambiar el mundo en general, me enfoco en cambiar mi mundo?
Ese mundo que existe de mi piel hacia adentro, ese universo que es mi alma y ese torrente constante de vida que es mi corazón.

Loco porque creo que la inteligencia, la perseverancia y la prosperidad no se quedó en ideas utópicas de lunáticos que en pro de un "ideal", mataron y estaban dispuestos a destruir lo que fuera. Sino que Dios colocó mucha grandeza en cada uno de nosotros y que las razones que tienes para temer son las mismas que tienes para intentarlo.

Les doy la bienvenida a los que aportan y a los que cuestionan, a los que construyen y aquellos que su propia miseria les lleva a tratar de destruir. Porque de los peores perseguidores de la iglesia salió el que la llevo lo más lejos a lo que llegó en aquella época. Porque no todos los alemanes son Hitler y no todos los norte americanos son asesinos en serie o rambos, porque no todos los latinos somos poca cosa, traficantes o corruptos. Porque estamos tu y yo, que lloramos, creemos, que anhelamos y soñamos, que estamos soñando despiertos con una realidad que anhelamos no en suspiros de ensoñación sino en medio de jadeos de arduo trabajo estamos construyendo.

Bienvenido a soñar, bienvenidos a creer, a lograr. A fracasar para seguir intentando, en continuar hasta lograr aquello que se anhela.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿El menosprecio te hace menos?

Con permiso de sentirnos solos

Lagrimas de un presidente.