viernes, 16 de octubre de 2015

No le digas a nadie.



Hace muy poco se puso de moda entre mi circulo de amigos una frase, esta frase dice lo siguiente: "si quieres que algo te resulte, no se lo digas nadie."

Para ser sincero soy de los que odia casi todo lo que ve en Facebook porque en esa red social hay mucha información pero muy poca cultura.

Esta frase me quedo retumbando en la cabeza, y había pasado días meditando en ella. Hasta que dí con un cuento que me permitió entender la importancia de ser discreto con nuestras metas, de saber a quien le decimos las cosas y como se las decimos. En este caso, podría decir que, ha casi nadie es bueno contarle nuestros planes, aspiraciones o sueños, es mejor que lo vean ya realizados y se enteren de aquello que te inspiraba es lo que están viendo ante sus ojos.

Hay varias razones por las que es sano no contar nuestras metas pero aquí les doy unas de las que me parecieron sabias y verdaderas.

En el caso de José el hijo de Jacob en el "Génesis". Este recibió sueños por parte de Dios y este consternado por el significado de dichos sueños se lo contó a sus hermanos y a sus padres. Todos recibieron dicho sueño con desagrado puesto que en el sueño de José, todos en su familia se inclinaban ante él. Para lo que han leído la historia ya saben que sus hermanos por envidia le vendieron como esclavo, y estuvieron apunto de asesinarlo. Pero el sueño de José se realizó, como el lo había previsto.

Una de las razones por las que uno debe ser discreto con eso que sueña es porque los que nos rodean pocos se alegran realmente de que nos vaya bien, piensalo tu amigo que va a pie a la universidad, o en transporte publico ante la posibilidad de que tu consigas un carro, ¿Crees que se alegrara? dirán que si, pero la mayoría ardería de envidia y deseara con todas sus fuerzas que ojala y no lo consigas. Y esas fuerzas que se mueven en el plano espiritual pueden hacer que eso que venía hacía ti, ya no venga o se tarde un poco más.

Pero la otra razón que hallé que me parece tan o más importante que la anteriormente dicha, es la que ejemplifica muy bien el siguiente cuento:

una vez dos niños estaban jugando sobre un lago congelado, se estaban divirtiendo y pasandola bien de repente uno de los dos cayó al lago al resquebrajarse el hielo, el otro al ver a su amigo debajo del hielo de la desesperación corrió, tomo una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que se rompió y pudo sacar a su amigo.

Al rato al llegar los bomberos y revisar la escena, se dieron asombraron y preguntaban como fue posible, con el grosor del hielo y lo débil y delicado de sus manos, no es posible que el hielo se rompiera pero ¿Como lo hizo?es imposible.

Un señor mayor que se había acercado al lugar le dijo: yo se como lo logro.

El bombrero asombrado- ¿Como señor tenga la bondad de explicarnos?

Sencillo, no había nadie que le dijera que le sería imposible lograrlo. (Parafraseo de Antonio Perez Esclarín en su libro "Elige ser feliz")

Esto fue como un valde de agua fría para mi, porque soy de los que tiene la costumbre que tiene una buena idea y la comento, con mi esposa, con mis hermanos, con mis padres, con mi esposa. Y nunca falta el que me ha explicado el porque eso que sueño no es posible.

No les culpo de nada aclaro, solo tomo la enseñanza y me doy cuenta el porque (Will Smith en su papel de) Chris Gardner le dice a su hijo que si sueña algo, que lo realice y punto. Que el que fracaso intentándolo le dirá que él no podrá^`[...]

Así que ya sabes, antes de decir o compartir una visión personal, piensa bien si vale la pena contarlo y a quien se lo estas contando.

2 comentarios: