todo lo que sume

Pagar el precio de soñar en medio de un país con la peor de las crisis en el mundo es muy duro. Tan duro que no es solo la imposibilidad de poder tener o vivir nada. Sino es despedir a casi semanalmente a familiares y amigos que cansados de tanta miseria se van del país.

Es un desafió titanico para los que por una razón u otra pudiendo irnos, decidimos quedarnos. y tratar de seguir siendo positivos al respecto. Pero no tiene sentido volvernos pesimistas o negativos. Lo negativo resta, se que a veces los optimistas parecemos desquiciados que no son capaces de aceptar "la realidad".

Pero resulta que no vemos las cosas como son, sino como nosotros somos. Si, mi país es un país en el que un pensamiento político se encontró con una población muy ignorante y resentida y eso le sirvió de combustible para echar andar un proyecto destructivo y fracasado que nos ha llevado a que, yo un hombre recién casado, sin hijos junto con mi esposa profesional queremos comprar digamos la trilogía de un autor que nos gusta y son digamos catorce dolares, tendríamos que trabajar casi tres años para poder pagar unos simples libros.

Las cosas malas están ahí a la vista de todos, pero también lo están las oportunidades. Has un ejercicio y responde esta pregunta:

¿Cuantos árboles hay desde tu casa a la universidad más cercana? Leíste bien, árboles. No sabes, no te has puesto a contarlos porque simplemente cuando sales no estás pendientes de los árboles en tu camino ¡cierto?

Lo mismo pasa con las oportunidades, a lo mejor sales de tu casa pendiente de como se viste la gente, cuanta basura hay, de cuanto calor hace, de la delincuencia o de cuanta cosa, pero seguramente rara vez sales pensando, cuantas oportunidades estaré dejando pasar.

Todo lo que sume es bueno. Es un lema por el que mi esposa y yo vivimos y nos la pasamos atentos a cuantas oportunidades se nos presenten. Aléjate de las cosas negativas, de las personas negativas. Rodeate de visonarios y soñadores como tu.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿El menosprecio te hace menos?

Con permiso de sentirnos solos

Lagrimas de un presidente.