Influencia y humildad

Hoy hace unas horas en la madrugada cuidando a mi perro hijo(mi mascota) recién operado por una torción intestinal que le produjo necropcia y tuvieron que amputarle casi setenta centímetros de intestino, me puse a ver un documental de Mojang y de el juego de Minecraft, para los amantes de los videojuegos que aspiren a crear juegos, creo que esas películas son obligatorias.

Pero apartando eso, el creador de Mojang, Markus Notch Persson viendo el tremendo éxito que tuvo minecraft en su versión beta, armo un equipo de trabajo para terminar el desarrollo del juego. Pero en medio de la entrevista Notch habla acerca de John Carmack el creador de Doom un juego que fue en su momento el no va más de los FPS(First Person Shooter).

Estamos en un momento de nuestro presente en el que todos están desesperados por vender y no les importa copiar o reciclar con un descaro terrible. Las pocas ideas "originales" se topan con un montón de contratiempos y pocas llegan a ver la luz de ser publicadas.

Pero si los hay, los que siendo genuinos y originales llevan a cabo proyectos increíbles, es ahí donde más me asombra cuando estos hombres reconocen la influencia de este o aquel artista. Y aunque la gente diga que le superaste en tu condición de simple mortal le reconozcas con respeto y reconozcas que más allá de todo, quizás si su obra no hubiese tenido este impacto en mi, jamás hubiese dado el paso de crear.

Hay gente que lo toma por el lado religioso y cree que es idolatría cuando se tiene un modelo a seguir, y más si es una persona que vive aún. Seamos equilibrados claro que todos tenemos detalles y debilidades pero eso no hace menos importantes los logros alcanzados por hombres y mujeres que al igual que nosotros atravesaron un bosque de incertidumbre a través de la persistencia y el genio y lograr obras y hechos que nos dejan impresionados.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lagrimas de un presidente.

Democracia y Paz

Solo tienes derecho a oír y respetar, no de hablar y ser respetado.