El Señor Pupu, el Idiota y los cuatro perros menos.

Esta historia sucede en un país en el que si siguen siendo como son jamás serán nada más que un simple país tercermundista. Esta historia es acerca de varias preguntas difíciles que quisiera que sí la hayan, pues la compartan. El señor Pupu esta al cargo de cinco perreras, ósea de lugares donde se encierran perros para distintas razones.

Las razones por las que el Sr. Pupu encierra a los perros en las perreras nadie las sabe, pero en seis perreras, tenía a cuatro perros, cuatro perros pasando hambre encerrados día y noche en esas perreras de un metro y medio de ancho aproximadamente y dos y medios de largo aproximadamente. Una vez el idiota escucho el llanto de los perros encerrados y empezó a indagar el porque de esos perros ahí encerrados y en tan malas condiciones, la respuesta de parte de la gente fue: "esos perros no son míos y esas perreras están bajo su administración". Con eso creo que les alcanza para callar sus conciencias e ignorar el llanto de los perros.

Pero para el idiota no, esos animales en esa agonía no le dejaban vivir en paz, no podía simplemente ignorarlos. Un día decidió acercarse a ver el estado de esos animales y  apenas se acercó y vio el estado en que estaban aquellas criaturas de Dios, rompió en llanto al ver tanta crueldad, tanta decidía y tanta indiferencia.

El idiota les llevaba comida, pero sentía que eso no sería suficiente. Un día se le ocurrió tomarle fotos a los animales con intenciones de poner la denuncia. Una denuncia por maltrato animal en un país en el que el noventa por ciento de los crímenes quedan impunes. Soñar con que habría justicia para esos cuatro animalitos que pasaron a la historia.

Como era de esperarse alguien lo vio, como avisado por un agente de maldad y puso en aviso al Señor Pupu. El señor Pupu eutanaseo a los cuatro perros esa misma tarde desapareciendo sus cadaveres y al día siguiente fue como loco preguntando quien estaba tomando fotos. Nunca supo que fue el idiota. Ahora aquí vienen las preguntas.

¿Quien mato a esos perros? ¿el idiota por tomar fotos? ¿los amigos de la maldad que le avisaron al Señor Pupu? ¿El señor Pupu con su maldad e indolencia? ¿todas las anteriores?

¿Que hubiese sido mejor? ¿solo darles de comer sin tratar solucionar su carcel injusta?¿nunca haberse acercado aquellas perreras?

Dos semanas después cuando se le pasó el susto, el señor Pupu encerró a tres cachorros más en esas perreras. El idiota ahora hace de tripas corazón y le da comida a los perros rogándole a Dios por todos los que sufren injustamente en el mundo. Humanos o animales. Total solo son cuatro perros menos de los miles que abandonan en mi país por año y pasan a ser callejeros.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Lagrimas de un presidente.

El vaticano y los niños hambrientos.

Señales y Elecciones