sábado, 20 de agosto de 2016

Poemas de casados y Poemas de solteros.




 Poemas de Solteros Vs palabras de Casados
Entrada I:

Soltero:
Para ti que no sabes que existo o te haces
Quisiera volverme polvo y que me llevara volando el viento hasta aterrizar en tu piel
Y pasar el día, primero volando en el aire y luego volando por el universo de tus poros
Bautizarme con el sudor que te corra abajo por la piel de la espalda
Quedar ungido por el aceite que lubrica los vellos de tu vientre
Desacerme gota a gota en la esperanza de que alguna vez nuestras manos se junten
que me mires como tonta y hacerme el tonto para hacerte reír
Y si en el plano de tu atención yo nazco a existencia
Descubriras que en mi plano de atención tu existencia lo satura todo
Me aconsejan que me rinda que te deje ir
no quiero dejar ir la directora de la orquesta de mi pecho
tu que dirijes el compas de los latidos de mi corazón
eres harmonia, eres el tempo, eres eternidad, contigo no existe tiempo

Palabras de un esposo:
De verdad te quedaron buenas las arepas pero al café le falto azúcar… te amo.

domingo, 14 de agosto de 2016

¿El menosprecio te hace menos?


Cuenta la historia en uno de los evangelios (Juan 1:45-46), que Felipe uno de los discípulos de Jesús siendo impactado por ese peculiar hombre (aun no le conocían, ni le reconocían como hijo de Dios o como Dios mismo) fue corriendo a Natanael y le dice muy tímidamente, que habían hallado aquel de quien escribían los profetas, ósea que había encontrado al “Mesías”. Le dice que es de Nazareth y este le contesta con la siguiente pregunta:

Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve.

De este fragmento de la Biblia hay cientos de enseñanzas, pero la que esta vez quiero señalar, es ese comentario despectivo que Natanael hace acerca de Nazareth. No sé qué clase de sitio era Nazareth en aquel entonces, pero puedo identificarme con el desprecio que supone aquel comentario pues  yo mismo salí de Chapellin, un humilde barrio en las zonas aledañas a Alta Florida, La Campiña y el Country Club, que en Caracas son zonas de bastante prestigio.

Aclaro: Chapellin y el Barrio Nuevo de Chappellin no son para nada de prestigio, de hecho en el año 99 sino estoy mal, era considerado una de los barrios más peligrosos del mundo. Lo que pasaba era, que el barrio estaba dividido en dos pandillas(Los gallos y los menores) y estos se mataban entre sí, casi que a diario. Una vez, uve que presenciar como mi mamá quedo atrapada en medio de un tiroteo mientras atendía el quiosco, gracias a Dios esa vez no le sucedió nada. La verdad, muchos de los amigos de mis hermanos mayores murieron por aquellos días a mano de los policías o de otros delincuentes con los que tenían problemas (culebra), mis amigos en aquel entonces éramos muy pequeños y entre jugar a la “eres”, “caimaniar en beisbol”, al “quemaito “ y esas cosas; se nos iba el tiempo.

Era lógico que nada bueno se esperara de aquel sitio, pero de Chapellin es el famoso Andrés Galarraga uno de los mejores grandes ligas que ha dado Venezuela. ¡Vaya! que eso es mucho decir, Venezuela es tierra de peloteros y estar entre los mejores de los mejores es una hazaña tremenda.

De Chapellin salió un diamante en bruto llamado Gregorio, un gran amigo que partió a la presencia de Dios hace poco, a quien se le diagnosticó una enfermedad desde bebe que le amarró a una silla de ruedas durante toda su vida. Cosa, que no evitó que fuese un fundador de una escuela de danza  coreográfica, una escuela de Karate, entre otras muchas cosas. Fue un personaje extraordinario, desafiante y todo un molde modelo y ejemplo.

Ahora, cuando a un deportista se le acercan a entrevistarlo luego de algún logro por lo general saludan a sus padres; eso parece un cliché pero yo que conozco la vida de amigos como Jeferson Milano actual representante de Venezuela en las Olimpiadas de Rio en BMX, sé que detrás de su presente éxito, está (y me consta) el esfuerzo incansable y el apoyo de Franklin (“Bil”) Milano y de Betty Duboys de Milano, los padres de Jeferson. Al igual que su hermano Franklin Jr. que persiguió un sueño parecido. Me consta de las muchísimas veces que Bill les llevó en el carro a alguna competencia lejos, manejando por horas, como les apoyó el mismo andando en bicicleta y como perdió peso entrenando con su hijo y su sobrino. Supongo, que debió invertir muchísimo en la carrera de su hijo como deportista, en verdad que el apoyo de la familia es (sino) fundamental (muy importante) en el logró de los sueños. A ellos mis felicitaciones, a Jeferson mis oraciones están contigo y mi apoyo.

Es un orgullo pertenecer a un sitio del que sale gente que alza el nombre de tu país, que lo exalta.
Pero que sean famosos no son los únicos héroes que han salido de aquel lugar, allá hay hombres que han levantado solos a sus hijos, sí, hombres que se han quedado solos y han echado para adelante con sus hijos, parejas de padres que en medio de la pobreza o la necesidad han hecho de sus hijos profesionales, gente que han luchado y se han mantenido juntos a pesar de las dificultades. De este barrio también hemos salido siervos de Dios a través de los cuales han llegado miles a la salvación del evangelio (estoy obligado por mi corazón a darle toda Gloria a Dios por esto, sin él no sería nada de nada).

En Facebook hay imágenes crueles de jóvenes que sueñan con ser “Dj´s” usando las canaimanitas que regaló el gobierno (estas eran unas laptops pequeñas que el gobierno regaló hace unos años para ayudar a algunos niños y adolescentes a estudiar). En la imagen dice algo como: “cuando quieres ser dj pero eres un pelabolas (pobre, un pelado, un gamín, un frito, etc) o algo así”.

Esas palabras son producto de la ignorancia misma o mejor dicho; la intención de las palabras que es la de ridiculizar. Ya la historia está llena de gente que logró muchísimo con poco. Y uso de ejemplo a J.K.Rowling (lo siento es la tercera mujer que más admiro) que escribió Harry Potter en una libreta sentada a la mesa de un café. Ella no necesitó una computadora de último modelo o un móvil de última tecnología, cuando se tiene mucho talento, el esfuerzo y la constancia suplen los recursos que te falten. No dejes que el ambiente determine lo que serás, has algo con tu vida, pero que ese sea productivo.



Hoy recordaba a un gran amigo a quien quise como a un hermano. Este loco empezó siendo amigo de mi hermano Rei, pero los dos éramos unos “fiebruos” (gamer en el lenguaje de hoy), así que pasábamos mucho tiempo jugando, algunas veces se quedaba en la casa y amanecíamos jugando. Cuando despertó en mi la pasión por escribir canciones y por el hip hop, él también se me unió en la fiebre y el mismo escribía canciones muy buenas, sus cantantes favoritos fueron Lito y Polaco y el disco “Fuera de Serie” (valga la cuña) lo escuchaba a cada rato. En la mañana cuando escuchábamos el grito de Pina “Fuera de serie papi”, ya sabíamos que se había levantado.

Un día, lo convoqué a él, a otro amigo y a mi hermano Reinaldo a mi casa para compartirles la Palabra de Dios. Ese día, le compartí de Jesús y estuve tres horas hablándoles de la Biblia, los pobres por respeto me escucharon largo rato, hasta que, cuando les dije que ya se podían ir, casi lloraban de alivio. Al darme cuenta que los retuve durante tres horas sentí mucha vergüenza  me había excedido, pero los quería demasiado como para permitir que siguieran sus vidas sin Jesús en sus corazones.

Algunos años después a este amigo mío le asesinaron durante un robo, y él asesinó a otras tres personas, en esa historia el villano era él. Hoy por hoy lo recuerdo con un cariño infinito y siempre pienso que debí haberle compartido quizás tres horas más. Mi hermano Rei y yo, le bombardeamos constantemente de mensajes de salvación, una vez que le perseguían para asesinarle, casi lo tenían acorralado, el corrió a la casa, porque sabía que ahí estaba Reinaldo, le dijo: “hermano me están buscando me quieren matar”, con el rostro desfigurado y pálido de miedo. Reinaldo escuchar las palabras de este amigo nuestro en aquel apuro no pudo dejarle ahí, le abrió la puerta, le dejo entrar. Lo hizo, no sin hablar con él tratando de hacerle que reaccionara, que dejara el mal camino, que se volviera a Cristo. Como ya lo dije, no lo hizo. Unos pocos días después le asesinaron. Ese es un dolor que siempre tendremos en el corazón, el de la perdida de un amigo muy querido.

Por eso, a los que me leen, es mejor vivir la vida como un iluso persiguiendo un sueño que ser “realista” y resignarte a vivir con la amargura de la frustración de no haber luchado lo suficiente por lo que soñabas. No dejes que otro te mate los sueños, empápate de eso que amas y no te conformes sino con ser el mejor.

Felicidades a mi pana Jeferson Milano, Felicidades a sus padres y hermano, a sus primos que no caben en el cuerpo de orgullo, a todos los que sin gloria, luchan por sus familias, no importa que no salgan en la T.V. la sociedad necesita de ustedes, ustedes que son héroes de sus hijos, esposas o de perritos (como yo).

NDA: Ya a todos mis amigos más cercanos al menos una vez le he compartido de Jesús y el mensaje salvador del evangelio. Si eres un amigo mío cercano (o no) y no te he compartido de Cristo, tienes todo el derecho del mundo a reclamármelo, que estoy ansioso por redargüirme contigo y hacerlo.


Gracias y saludos.

jueves, 11 de agosto de 2016

Hablar bien y el ateísmo en Internet


Hace poco tuve el inmenso placer y privilegio de leer un libro que se llama "El arte de hablar bien" les debo los autores (Pronto editare la entrada), fue un excelente regalo que me hizo mi suegra, quizás cuando se enteró que soy de una parte humilde de Caracas, pensó que sería un regalo adecuado, <<dígalo ahí el mio, vayalo>>. Bueno, bromas aparte, este es el tipo de libro que palabra a palabra te va haciendo más y más inteligente, pues se juntan cuatro o cinco eminencias en la filología, oratoria, y diversas ciencias del lenguaje y hacen una recopilación en este libro, no puedes sino aprender infinitamente y de pas,o hacen referencias a las obras de otras eminencias en dichos campos.
La verdad es que me pasó como cuando leí el libro de Albert Einstein acerca de la teoría de la relatividad. Lo leí, no porque me interese demasiado la física, sino por mi profunda admiración por el científico judío y mi gusto por la lectura. Pensé que sería un buen homenaje tomarme el tiempo de leer alguna de sus obras literarias. Bueno aquello fue como el sueño de ir desnudo al colegio, liceo (secundaria) o a la universidad. Lo comparo con aquel sueño porque sentí una profunda vergüenza de que mi ignorancia quedara al desnudo a la luz de una de las mentes más brillantes de la historia de la humanidad. Lo leí, pero cada vez que avanzaba más y más en la lectura entendía menos y menos. Me siento entusiasmado de saber que existe tanto conocimiento en el mundo y y que mi ignorancia no es sino la oportunidad de seguir aprendiendo, vivo para aprender. 

Bueno con ese libro fue algo parecido, en el hay varias ideas o más que ideas reflexiones que  me parecieron brillantes (por decir lo menos) pero muy liberadoras y sobre todo desafiantes.

Una de las reflexiones que abarcan unas pocas líneas pero revoluciono mucho de lo que hasta ese momento creía fue la siguiente. Cuando eramos unos infantes y empezamos a decir nuestras primeras palabras, con cada nueva palabra, nos era celebrado; pero una vez que el niño o niña aprende a expresar, su deseo de comer, de ir al baño o repetir diálogos cortos de sus cuentos, o películas favoritas, entonces asumimos que él o ella ya sabe hablar. Ahora veamos lo siguiente según una rápida búsqueda en google: "Actualmente el diccionario de la Real Academia Española de la lengua (RAE) tiene unas 80.000 palabras a las que hay que añadir los 70.000 términos presentes en el de "americanismos". De todas formas, se estima que para calcular todo el léxico de una lengua habría que añadir un 30% al número de palabras presente en los diccionarios, por lo que el número de términos del español podría superar con claridad los 100.000". 

Ahora si hacemos un examen concienzudo y sincero de cuantas palabras del castellano sabemos, tenemos que reconocer que aún después de tantos años, títulos y carreras, no sabemos hablar, pues ¿Cómo podemos decir que sabemos hablar si manejamos un porcentaje ínfimo de las palabras del idioma que decimos hablar?. Por supuesto que usted puede pasar el resto de su vida con las palabras que ya conoce, pero si como yo le gusta desarrollarse como individuo a nivel intelectual, se debe estar sintiendo desafiado a a buscar el diccionario y conocer mejor mi propio idioma. Una persona que maneje un vocabulario de unas 10.000 palabras, puede ser considerada culta. Claro asumiendo que este tipo de cosas le inquieten. 

¿Cómo sabe usted si necesita conocer mejor su idioma? De muchas maneras, pero una de las más sencillas es cuando escucha el discurso de algún político (o de alguien más) de la vieja escuela, ósea aquellos que hacían un rico uso del diccionario en sus discursos y usted no le entiende nada. En Venezuela en los últimos años los políticos a quienes se les tenía por ejemplo de cultura y etiqueta, simplemente han hecho de sus discursos burdas griterías de ofensas en contra del que piensa distinto con una fraseología básica, coloqueal y ordinaria que (con la excusa de simplificar la política y hacerla más popular) promueve la ignorancia y chabacanería.

En mi país, como ya lo he comentado antes tenemos un gobierno que se dice ser socialista pero es (palabras más palabras menos), comunista. La situación de mi país y su realidad ha venido a menos y la mentira, los discursos vacíos, las manipulaciones, las sugestiones y la demagogia son el pan de cada día. Aclaro que digo que son el pan de cada día, puesto que gobierno y oposición usan de la demagogia (a diario) para manipular a esa masa de personas que ellos llaman "pueblo" pero que perfectamente les podrían llamar "imbéciles", pues como a tales nos tratan, con mentiras descaradas y manipulaciones aberrantes (valga la redundancia) y vuelvo y digo, de parte y parte. Sí, la oposición miente un montón también. 

En este libro otra de las reflexiones habla de la importancia de la coherencia en los discursos, pues en los últimos años hemos visto como la gente (dirigentes políticos, religiosos, etc.) se paran a mentir de manera descarada e impune dirigiéndose a las masas, a eso que llaman pueblo, pero que repito tratan como a imbéciles. En aquel libro el autor anuncia la preocupación que siente porque esta situación siga siendo así pues, "cuando se agotan las palabras solo queda la violencia". Lo mismo pasa en el ámbito religioso aún cuando estoy escuchando alguna predica o discurso y a la persona se le hace una pregunta difícil y responde con evasiva (en el mejor de los casos), con una mentira (en el peor) o (el colmo) descalifica a la persona que cuestiona. Todo esto viene dado por ideas falsas acerca del saber o no saber. 

Yo no entiendo cual es la fobia que compartimos hacía el "no sé", el no saber no te hace un mugroso ignorante indigno, el no saber algo es simplemente que no te has tomado el tiempo (por la razón que sea) de aprender acerca este o aquel tema. Hay gente que cree ganar un debate porque argumenta lo que acaba de leer en algún libro (hace poco o hace mucho) y sí su contendiente no lo ha leído, entonces descalifican al otro de "ignorante". Ejemplo: mi esposa es psicóloga y en la maestría que esta cursando sus profesoras comentan detalles de Freud que ella no sabía, y no por eso, le esta prohibido hacerse una opinión de la filosofía de Freud o es una "ignorante". En los foros de Internet la gente no debate, solo hay alguien que da una idea y otro dice: bah, eres un ignorante y ya, sin más. Esto es aún peor cuando se habla de religión, los debate acerca de religión son bastante (inútiles) sencillos en internet, ¿crees en Dios o en algo más? Eres un ignorante, fin de la discusión, muchos de los supuestos ateos de internet son unos muchachitos que solo están repitiendo lo que acaban de escuchar en un vídeo de su youtuber favorito o que se dicen ateos para estar a la moda pues creer es sinónimo de ser un campechano retrogrado. Supongo que se marchan sintiéndose, soy el  "nova plus ultra".

No soy de los que se colocan un chip en la cabeza y aceptan de buena gana todo lo que esa persona o líder afirma (de hecho, me llevo muy mal con los que son así) , todo lo someto al análisis. Sé que hay gente que le parece ofensivo que su palabra se cuestione, como que si el universo tiene que tomar lo que esa persona dice como cierto solo por ser él o ella quien lo dice. Estos son los más peligrosos. En la religión y la política la mente analítica es igual de necesaria y obligatoria y esto no afecta ni mi fe ni el nivel de compromiso con la organización.

Nota Especial: Un consejo que le doy a los jóvenes y adultos creyentes respecto al ateísmo en Internet, no vale la pena ponerse a discutir en foros donde se promueve el ateísmo, la gente cree lo que quiere creer, y el que no cree, no cree no porque tenga buenas razones para no creer, no cree simplemente porque no quiere, porque en su corazón hay una voz que clama por Dios. Dios no es una religión como dicen muchos, Dios y su amor es una experiencia personal, mi oración es para que los que no creen en Él, le experimenten, solo así podrán creer. Una de mis mejores amigas, apenas me hice cristiano comencé a hablarles de mi fe y del Señor Jesús, ella me miraba con una sonrisa escéptica entre los dientes que contenía burla, aunque me escuchaba por amabilidad. Al cabo de cuatro años ya le había compartido de Cristo como doscientas veces y nunca pasó nada, un día me dio la noticia de haber recibido a Jesús en su corazón como Señor y Salvador. Que alegría tan infinita experimenté en aquel momento, hoy por hoy si yo tratara con todas mis fuerzas y argumentos de hacerla desistir de su fe en Dios no lo lograría jamás porque creer o no en Dios no es cuestión de un argumento académico y teológico que comprueba su existencia, es una experiencia personal. Por eso no pierda el tiempo en esos foros, mejor salgamos a la calle a la gente que si esta dispuesta. 

miércoles, 10 de agosto de 2016

Con permiso de sentirnos solos


Apenas tengo un año recién cumplido de casado y soy un hombre dichoso; casarme fue una gran decisión, decisión  que por cierto, contradijo todo lo que yo pensaba que creía ser (pues me consideraba un soltero empedernido). Decisión que tomé una tarde en la que pasé orando de rodillas pidiéndole a Dios que me mostrara ¿Qué era eso que necesitaba hacer para poder seguir avanzando? Ya que sentía un fuerte estancamiento en mi vida. La guía amorosa de un líder(en la iglesia a la que asisto así llamamos a los pastores) me había permitido entender que en la vida hay que seguir planes y no andar machete en mano abriendo caminos entre la maleza de las dificultades sin saber si quiera a donde quiero ir, como dicen por ahí "a medidas que vayamos andando, vamos viendo". Esta persona me prestó un libro llamado visióngenieria de Andy Stanley, libro que me permitió entender cosas muy básicas que hasta ese momento no había tenido a nadie que me las hiciera saber.

Tengo un año apenas de casado y se que mi experiencia de casado al igual que la de mis amigos que nos casamos recientemente en esta época de crisis tan barbara que atraviesa mi país, nos ha dado una versión bastante agría de lo que es estar recién casados. Mi país esta atravesando una de las peores crisis que recordamos (aunque algunos que antes comían y ahora no, se empeñen en decir que ahora estamos mejor), y la crisis es en todos los ámbitos (económico, social, espiritual, etc), entonces nos vemos desafiados a luchar tremendamente para poder comer, estudiar, trabajar, etc. Aún así le pregunto a mis amigos más cercanos, esos que al igual que yo reconocemos que, somos humanos y que también sufrimos. Ellos comparten conmigo una experiencia parecida. 

El matrimonio es delicioso pero la cosa no esta fácil y la gravedad y lo duro de la situación hace que tengamos que lidiar con niveles de estrés inmensos. 

Aclaro que tengo otro tipo de amigos que están demasiado acostumbrados a aparentar y a guardar apariencias; y de estos no espero jamás una conversación sincera, de humano a humano, con ellos las conversas son más superfluas y banales, a estos les pregunto y siempre están de maravillas, no se permiten tener problemas, no porque no los tengan sino porque evitan a toda costa que se les note, en fin.

Me siento un poco intimidado al tener solo un año de casado y decir que el matrimonio es lo máximo, sé que muchos leerán y pensaran, deja que pasen unos años y volveremos a hablar. Y he ahí mi temor, me da miedo leer mis palabras de hoy que hablan maravillas del matrimonio en doce años y pensar, bah, que iluso fui, pobre de los que me hayan creído en ese entonces, los conduje a la trampa.

Mi esposa y yo conversamos mucho, es de las cosas que más nos gusta, conversar, leer y ver películas. Y ella y yo tratamos por lo general que la sinceridad de las emociones del uno no afecte demasiado los sentimientos del otro.

Coloco un ejemplo: una vez ella estaba con la cara larga, me miraba con unos ojos tristes, en una tarde en la que estábamos "contentos", al menos eso creía yo. Bueno la incité a que me dijera que le pasaba. Uno como esposo a veces siente mucha mortificación por el estado anímico de su esposa y sentimos que es nuestra responsabilidad que este siempre feliz, pero por supuesto que esto no es así, al menos no del todo (más adelante aclaro). Ella me dijo: "es que no quiero que te sientas mal". Ya era muy tarde, ya yo me sentía mal de ver que ella estaba mal.

Le dije, habla sin tapujos amor que quiero saber que te esta pasando. 

Ella me dijo no lo tomes a mal, pero me siento sola, me siento muy sola, abandonada, siento que no tengo a nadie con quien hablar, con quien salir. Claro que entendía perfectamente lo que ella me estaba diciendo, pues yo me sentía igual. Mi esposa y yo, somos uno en nuestras individualidades, pero yo entendí perfectamente lo que ella sentía porque yo lo estaba experimentando igual. 

La abrace y le dije: te entiendo mi amor, en mi caso, me acostumbré a que, de vez en cuando charlar con mi sobrino de videojuegos, con mi hermano Rey de música o deporte, con mi hermano Oliver y José Luis de música, del evangelio y de cosas de Dios, con mis cuñadas y mis tías a echarles broma solo por hacerlas reír, extraño a mi sobrina Angela que me cuente las cosas que le pasan en el colegio y luego el liceo que para ella eran importantes, saludar a mi abuela por las mañanas, abrazar a mi mamá, escuchar la voz de mi papá. Entendí perfectamente a la soledad que ella se refería.

Cuando le dije como me sentía yo, me apretó fuerte y me dijo: gracias por entender, no me mal interpretes tu me haces muy feliz, mis padres, mi hermano y su esposa, mis sobrinos, mi perro-hijo, pero siento que me faltan mis amigas, todas están lejos, siento que no tengo nadie con quien hablar de algunas cosas que solo mis amigas entenderían, etc. 

Mi esposa y yo entendemos y aceptamos que el otro puede sentirse solo, infeliz o desdichado aun cuando estamos juntos, aun cuando compartamos casi todo, todos los días de la vida. Algo que me hace reflexionar es  ¿Cómo hacen esas personas que renuncian a su nación y a todo lo que conocen por seguir el llamado de Dios a servirle en otras naciones en donde muchas veces ni se les quiere? Sé que muchos de mis amigos que no son siervos de Dios, se han tenido que ir dejándolo todo atrás debido al gran éxodo venezolano de los últimos diez años, aunque nuestro gobierno lo niegue. Los veo por facebook como tratando de mantenerse en contacto con aquello que dejaron atrás, aquello que aman tanto como lo que tienen en ese país. Mi hermano José esta en Ecuador y un pedazo inmenso de nuestros corazones siempre estarán allá con él, su esposa y sus hijos.

No quiero terminar esta publicación sin aclarar un punto. Mi esposa no tiene la responsabilidad de hacerme feliz, ella tiene la responsabilidad de ser feliz y compartir su felicidad conmigo, lo mismo pasa conmigo, mi responsabilidad es ser feliz y compartir mi felicidad con ella. Nosotros somos de fe cristiana y ambos sabemos que cuando nos sentimos desdichados por alguna (o ninguna razón aparente), no es porque el otro este fallando en hacerme feliz, sino porque mi alma esta sedienta del amor eterno que solo, y solo Dios da. 

Así que tenemos derechos a sentirnos solos, sólo que no tenemos derecho a culpar al otro de nuestra soledad, a no ser que la soledad sea causada por desidia o desatención del otro. Nosotros tratamos de no ofendernos por el estado anímico del otro así sea de tristeza o pesar.

lunes, 1 de agosto de 2016



Nuestro primer aniversario.

                Quiero empezar por dar gracias, quiero aprender a decir más seguido gracias y sentirme agradecido, los últimos años en mi país, las crisis han aumentado en todas las dimensiones haciendo que la crítica, la frustración, el pesimismo y la queja sean básicamente nuestras únicas fuentes de inspiración. Sin querer negar o apartar la realidad de nuestra situación país, haciendo un paréntesis, me he dado cuenta que cuando vivimos agradeciendo por los detalles pequeños somos más felices, los detalles pequeños son cotidianos, comunes y a veces, de tanto repetirlos se nos hacen aburridos o monótonos.

                Vivo en una de las ciudades más calientes de mi país, es, para que se hagan una idea, como vivir en verano constantemente, las temperaturas son altas durante cualquier momento del día. Y por día me refiero literalmente al día ósea las veinticuatro horas, porque incluso en las noches es igual de caliente, a veces peor, porque por alguna razón de día el viento sopla fuerte en la noche no sopla.

                A mi esposa y a mí recién casados, se nos dañó la cama a los pocos meses. Y el último mes y medio había sido como que Gulliver durmiese sobre una pista de cross de los liliputienses. Acostarnos y levantarnos igual de cansados, yo me quede sin trabajo pero mi esposa tiene un horario duro, realmente duro. La pobre se levantaba igual de cansada como se había acostado y así le tocaba salir a trabajar. Por supuesto, que nos quejábamos y quejábamos todo el tiempo.

                Decidimos botar el “box” que es como le llaman aquí a la estructura de madera sobre la que se coloca el colchón, ahora nos ha tocado dormir en el suelo. Era un poco mejor, así que pudimos volver a descansar, “un poco mejor” (valga la redundancia). No pasaron ni dos semanas y el aire acondicionado se nos dañó, ahora no solo era dormir incómodos sino sudando de calor, a mí el calor en la noche no me deja dormir, sí en la noche, en el día puedo dormir sudando como pollo asado perfectamente pero de noche no. Así, ahora ya no era que dormía poco o mal, ahora es que ya no dormía en toda la noche, literalmente. El hecho de no poder dormir en la noche no quiere decir que en el día tengo derecho a descuidar algunas de mis responsabilidades para poder descansar, no, debía seguir cumpliendo como todo un adulto.

                Nuestro perro, o como nos gusta llamarlo, nuestro perro-hijo. Desde que nos casamos por motivos de logística tiene que dormir con nosotros, él es un perro mediano por lo tanto, a veces no es tan cómodo tenerlo en cama con nosotros, pero cuando el aire enfriaba mucho era como tener una almohada caliente, era rico abrazarlo, tenerlo cerca por el calorcito que irradiaba. Pero sin el aire, el pobre suma grados de calor al ya muy intenso calor que experimentábamos, entonces ya no es tan divertido, pero mi esposa y yo no los calamos (lo soportamos para aquellos que no entiendan esa expresión) igual, pues él es nuestro hijo y no entendería porque ahora no puede dormir con nosotros, aunque el muy muérgano cuando tiene mucho calor se sale del cuarto y se echa en el suelo frío de la sala.
                Yo soy un hombre al que le gustan las cosas de niños como los vídeojuegos, las películas animadas infantiles, etc. Por eso tengo buen enganche y amistad con mis sobrinos tengo siete sobrinos pero tres de ellos están en otra ciudad y solo tengo a mis sobrinos por parte de mi cuñado, el hermano de mi esposa. Ellos nos aman a mi esposa y a mí, desde pequeños los acostumbramos a que nosotros somos no solo sus tíos sino sus amigos, así que jugamos con ellos, a los caballos, a las carreras, a ir al parque, todo esto amerita un esfuerzo importante ya que yo ya no tengo quince años, pero por escucharlos reír y ver esa caritas y expresiones de emoción cuando nos ven llegar vale la pena cualquier esfuerzo, solo que trasnochados, cansados y a veces hambrientos la palabra esfuerzo alcanza un nuevo nivel.

                Ahora parecía imposible dar gracias a Dios o a la vida por tantas dificultades. Mi esposa y yo tenemos pocos amigos, contactos en Facebook un montón pero amigos con los que podamos salir, hablar o compartir gustos, muy pocos. Mis gustos y los de mi esposa son tan peculiares que no con todo el mundo hacemos un buen enganche. Somos de ese tipo de personas que se sienten inadaptados, como extraños en todos los ambientes, lo bueno es que aun así sé que existe un montón de gente como nosotros solo que no nos conocemos mutuamente.

                Leyendo las palabras anteriores y por supuesto entendiendo que hay cientos de cosas más que paso por alto pero quiero contarles ahora lo que paralelamente ha pasado, no a mí, sino a otras personas y tratar de verlo todo desde otra perspectiva.

                Se nos dañó el colchón y dormimos en el suelo con nuestro perrito-hijo, ya lo dije. Una amiga me contó hace poco que su esposo tuvo que irse afuera a trabajar y que tiene tres meses sin dormir con su esposo, así que le di gracias a Dios de que al menos no me ha tocado dormir lejos de mi esposa, en el suelo, con calor o como sea pero con ella.

                Sé nos dañó el aire. Tener que dormir en calor nos enseñó a dormir en calor y suponemos que por esa razón durante el día ya casi no sentimos calor y créanme que eso en Maracaibo no es fácil. Aun así le doy gracias a Dios porque tenemos un lugar seguro donde dormir y mi esposa y mi perro-hijos tienen calor pero están bien.

                 El líder de la iglesia a la que asistimos tuvo que salir de viaje y nos quedamos nosotros en su casa, en su cuarto había aire y una de las camas más cómodas en las que he dormido jamás, pero no poder dormir con nuestro perro-hijo nos tuvo con insomnio a mi esposa y a mí. Estamos contando los minutos para volver a nuestra cama incomoda y al sofocante calor pero con nuestro perro-hijo al lado, o entre nosotros, o encima de nosotros.

                No tengo trabajo y no ha sido fácil para mi esposa y para mí, pero Dios me dio la oportunidad de inscribirme en la universidad y poder estudiar comunicación social, y eso es dar uno de los pasos más importantes al cumplimiento de uno de mis más grandes sueños. Sé que pronto tendré un gran trabajo, es solo cuestión de tiempo (y de esfuerzo).

                Ahora con nuestros sobrinos, no siempre es fácil con ellos, aunque siempre los disfrutamos. Pero hace poco mi cuñado nos anunció que se va del país porque en Venezuela actualmente pareciera no haber esperanza de futuro, osea que la idea de no poder ver más a los gorditos nos tiene pre-destrozados, odiando la idea de que llegará el día en que no podamos ir a pasar una tarde con ellos, escucharlos doblar las películas con sus vocecitas y sus maravillosas risas. Ahora le doy gracias a Dios por cada segundo en que aún los tenemos con nosotros y aunque se me esté partiendo la espalda de dolor mientras los llevó en caballito por la casa, lo disfruto, porque no sé cuando será el último caballito que les haga.

                La situación de no tener amigos. Pues de un tiempo para acá a veces en las tardes, me reúno con mis cuñados, nos tomamos un café (cuando hay café para tomar) y nos ponemos a hablar de política. Me quejaba porque sentía que no tenía amigos pero ahora que mi cuñado y la cuñada se van, la idea de ya no poder pasar aunque sea una tarde de la semana por su casa y tomarnos un café o quejarnos juntos de que ya ni café hay, me hizo entender lo maravilloso que fue poder hacerlo. Mientras estuve en los preparativos de mi boda, mi cuñada y mi esposa hacían manualidades y mi cuñado y yo echábamos partidas de fútbol en PES de Play Dos, pensar que quizás jamás podamos volver a jugar es terrible, y saber qué sin saberlo aquellas eran unas maravillosas tardes de compartir y jugar. Teniendo en cuenta que hace poco un gran amigo estaba pasado por una depresión terrible, y no tuvo a absolutamente nadie con quien tomarse un café, con quien hablarlo, con quien desahogarse y terminó por tomar la decisión de suicidarse.

                Hoy estamos cumpliendo un año de casados mi esposa y yo, y por motivos de agenda no podremos hacer gran cosa para celebrarlo, y eso como esposo me pone triste porque la sonrisa de mi esposa como la sonrisa de mis sobrinos me llenan de luz el alma (si ya sé, al final se trata de mí, que te puedo decir todo somos así, creo). Pero hace poco fuimos al funeral del esposo de una de las primas de mi esposa que son más o menos contemporáneos con nosotros. Así que, apartando lo que nos falta, hoy nos tenemos y podemos celebrar que nos amamos, que nos casamos, con un beso, con una risa, con un helado, con una flor, con lo que sea, pero juntos. Por eso quiero darle gracias a Dios, porque sé muy bien que podría ser mucho peor.

                Por eso quiero darle gracias a Dios con una sonrisa en la cara, porque tengo esposa, es hermosa, me ama, tengo casa, tengo sobrinos hermosos e inteligentes, tenemos un perro-hijo, tenemos (a veces) café, tenemos comida (en Venezuela como en algunas de las partes más pobres del mundo, decir esto es bastante), tenemos techo, tenemos con quienes hablar, tenemos miles de motivos para reír, trabajo, estudios, ropa. Tenemos el amor inmutable de Dios y de nuestros familiares. Por eso gracias Dios, gracias esposa, gracias contra toda probabilidad, gracias contra toda adversidad, gracias en vez de queja, gracias y no tristeza, gracias, muchas gracias.

                

Gracias por nuestro aniversario.